martes, 19 de septiembre de 2017

Peripecias de mamá: Cómo conseguí que mi hijo durmiera toda la noche

¡Hola a todos! Para empezar el curso con energía, os voy a contar nuestra experiencia con el sueño infantil y cómo solucionamos el problema.


El Mayor siempre fue un niño que durmió mal. Nunca dormía más de tres horas seguidas, y el tiempo que pasaba despierto estaba casi siempre llorando desesperadamente. En su primer año de vida, durmió 2 o 3 noches del tirón, y esto se alargó hasta que cumplió 20 meses.

Pasamos varias fases: cuando era muy pequeño, se despertaba para que le dieras el biberón, estaba una media hora despierto, y se volvía a dormir. Esto por la noche, por el día dormía 1 o 2 horas y el resto del tiempo estaba llorando, gritando y berreando. 

En la siguiente fase, por el día dormía poco pero ya no lloraba si estaba entretenido. Por las noches, dormía 2 horas, estaba despierto durante 3 horas, y se volvía a dormir dos horas más. Imaginaos cómo estábamos su padre y yo por las mañanas.

Y cuando se hizo más mayor, había que convencerle para que se echara la siesta, pero luego dormía 2 o 3 horas sin problema. Para dormir por la noche, me tenía que acostar yo con él, y se despertaba entre 6 y 8 veces.

Mi desesperación era máxima: me leí todos los libros posibles, consulté con la pediatra, le dimos las famosas "gotas para dormir" (Melatonina) que tampoco funcionó, y así hasta que una noche, me di cuenta que cuando se despertaba, se quejaba. Y decidí llevarle a una fisioterapeuta especialista en niños, que me dio la solución.


Mi hijo tenía dos aplanamientos craneales, provocados seguramente por su postura durante el embarazo. Para dormir se acomodaba en ellos, y acabó contracturándose el cuello. Una sola sesión y mi hijo empezó a dormir como un bendito. Al principio volvíamos al fisio cada 3 meses, ahora ya solo vamos una vez al año. Mi hijo es un niño que no es dormilón, no suele dormir más de 8 o 9 horas por la noche, pero al menos ya no se despierta, lo que es bueno para él, porque durante el día está más descansado y bueno para nosotros, porque podemos dormir también.


Si vuestro hijo o hija tampoco duerme, estos son los consejos que os doy:

1. Descarta SIEMPRE lo primero una causa física. A lo mejor tu hijo tiene dolores musculares, o problemas digestivos, y hay que solucionarlos cuanto antes.

2. Establece una RUTINA para irse a dormir. Intenta que sea siempre a la misma hora, y establece el ritual. El nuestro incluye el paso por el baño, un cuento, "la relajación" y una canción. Sabe que cuando esto se acaba es hora de irse a dormir y no puede pedir nada más. 

Nuestra "relajación" es una adaptación rápida de la Relajación progresiva de Jacobson, donde empiezo masajeando los pies y acabo tocándole el pelo.

3. Kilos y kilos de PACIENCIA. Si tu hijo aún es un bebé y cuando le coges de la cuna estás agobiado o nervioso, él lo nota y se va a poner más nervioso. Hasta los 6 años los niños no tienen un patrón de sueño como el de los mayores y es posible que se sigan produciendo despertares durante la noche. 



¿Tu hijo duerme por las noches? ¿Tienes algún truco que quieras compartir? Cuéntamelo en los comentarios 

martes, 22 de agosto de 2017

¡Vacaciones!

Ha llegado el momento de unas merecidas vacaciones, para nosotros y para el blog.
Volveremos a vernos en septiembre



miércoles, 16 de agosto de 2017

Leemos con Boolino: ¡Hola, Osito! de Francesca Ferri

Dentro de nuestra colaboración periódica con Boolino, hoy os traigo un libro para los más pequeños de la casa, que además viene con regalo. Se trata de ¡Hola, Osito!, de Francesca Ferri.


¡Hola, Osito! es un libro para bebés, recomendado para niños de 0 a 3 años. Está encuadernado en cartón y tiene sólo 8 páginas.

En él se cuenta la vida de Osito y las actividades que realiza durante el día. Las ilustraciones son sencillas y muy dulces, con colores suaves, y los textos se componen de frases de una o dos palabras.


Este libro viene en una bolsita de plástico con asa y acompañado de un doudou de Osito que también es sonajero, lo que lo hace perfecto si tienes que hacer un regalo.


Es un libro con un formato que nos ha encantado, y el doudou es tan suave que no puedes dejar de tocarlo. 

 

martes, 8 de agosto de 2017

Peripecias de mamá: Mi experiencia como bimadre

Buscando un tema sobre el que escribir esta semana, me he dado cuenta que El Pequeño tiene ya más de tres meses y aún no he hablado de cómo es mi vida desde que somos cuatro en la familia.

El Pequeño cumple esta semana 16 semanas de vida. A priori esto no sería muy importante si no fuera porque el próximo lunes debería incorporarme a trabajar, y dejar a esta cosita en otras manos.



Afortunadamente, he juntado las horas de lactancia y las vacaciones y no tendré que volver al trabajo hasta octubre. Ahora mismo, El Pequeño ya nos reconoce tanto a mi como a su padre y a su hermano, y nos dedica enormes sonrisas. Acaba de aprender a girarse en la cuna y se despierta llorando aterrorizado pensando cómo ha llegado a esa posición. Nos dice Ajo, y nos incita a llamarle guapo y a cogerle en brazos. Hemos abandonado el cuco, que no le deja ver el panorama, y ya le paseamos en la silla, muy reclinada. 

El Pequeño ha salido muy dormilón, y duerme una media de 8-10 horas todas las noches. Si, esos niños que duermen toda la noche con dos meses existen, y a mi me ha tocado uno de ellos. En septiembre os contaré las ayudas que nos han permitido que esto esté pasando.

Y El Mayor lo está llevando mejor de lo que esperábamos. Le besa apasionadamente, le hace mimos y le dice cosas bonitas. Le cuida, dentro de sus posibilidades, y le quiere un montón. Y ya está deseando que duerma con él en la habitación. Por supuesto, han surgido los celos, pero los está llevando muy bien. Como el pequeño es tan dormilón, podemos seguir dedicándole el mismo tiempo que antes y pasarnos la tarde jugando. Ser hermano mayor le ha hecho más responsable, y él se siente más mayor cuando ve todo lo que sabe hacer y su hermano no puede.


Y para mi está siendo una locura. Los días empiezan muy temprano, o bien con el biberón del Pequeño, o con los pasos del Mayor por el pasillo. Ahí empieza una carrera de hacer y fregar biberones, jugar con uno, jugar con el otro, acoplar horarios para poder bajar al parque, hacer malabares con los baños, y disfrutar de un rato de paz cuando consigo que los dos estén dormidos, sobre las 10 de la noche (o más, dependiendo del día). 

Es agotador pero es muy bonito volver a sacar la ropa pequeñita y acordarte de anécdotas del Mayor, y crear otras nuevas para el Pequeño. Y darte cuenta que puedes querer a dos personitas con locura, y ponerlas por delante de todas tus necesidades. 

Ya veremos cuando el trabajo me obligue a dejarlos por la mañana temprano y volver a verlos justo a la hora de las cenas y los baños. Pero ya cruzaremos ese puente cuando lleguemos al río.


¿Y tú? ¿Eres bimadre? ¿Te has vuelto ya loca? Cuéntamelo en los comentarios

martes, 1 de agosto de 2017

Los libros de julio

Una vez más, aquí llego con el resumen de los libros que he leído en julio. Seguro que alguno puede serviros como sugerencia para llevaros a la playa. Empezamos:

28. Harry Potter y el legado maldito.


Ser Harry Potter nunca ha sido tarea fácil, menos aún desde que se ha convertido en un atareadísimo empleado del Ministerio de Magia, un hombre casado y padre de tres hijos. Y si Harry planta cara a un pasado que se resiste a quedar atrás, su hijo menor, Albus Severus, ha de luchar contra el peso de una herencia familiar de la que él nunca ha querido saber nada. Cuando el destino conecte el pasado con el presente, padre e hijo deberán afrontar una verdad muy incómoda: a veces, la oscuridad surge de los lugares más insospechados.


Había oído muy malas críticas y la verdad es que a mi me ha gustado. Es verdad que es una obra que exprime la gallina de los huevos de oro, pero a los fans de Harry Potter yo creo que no les importa. Es muy importante tener en cuenta que no es formato novela, sino teatro, que para mi ralentiza un poco la trama, pero puede que a ti te guste. Le doy un 7,5.



29. Recursos inhumanos, de Pierrre Lemaitre.


El antaño flamante director de recursos humanos Alain Delambre ha perdido toda esperanza de encontrar trabajo y se siente cada vez más marginado. Cuando una empresa de reclutamiento considera su candidatura, está dispuesto a todo con tal de conseguir el empleo y recuperar su dignidad, desde mentir a su esposa hasta pedirle dinero a su hija para poder participar en la prueba final del proceso de selección: un simulacro de toma de rehenes. Sin embargo, la ira acumulada en años de agravios no tiene límites... y el juego de rol puede convertirse en un macabro juego de muerte..


¿Qué puedo decir de este libro? Me encanta el autor y su forma de mantener la intriga hasta el final. La novela te mantiene permanentemente en tensión porque cada giro es una sorpresa muy estudiada. Como siempre, lo recomiendo. Le doy un 8.



30. No soy un monstruo, de Carme Chaparro.


Si hay algo peor que una pesadilla es que esa pesadilla se repita. Y entre nuestros peores sueños, los de todos, pocos producen más angustia que un niño desaparezca sin dejar rastro.
Eso es precisamente lo que ocurre al principio de esta novela: en un centro comercial, en medio del bullicio de una tarde de compras, un depredador acecha, eligiendo la presa que está a punto de arrebatar. Esas pocas líneas, esos minutos de espera, serán los últimos instantes de paz para los protagonistas de la historia.


Este ha sido el mejor libro del mes, y casi me atrevería a decir que del año. Es un libro que recomendaría a todo el que le guste la novela negra, y por lo que he leído por ahí, no soy la única y las críticas son unánimes. Pensaba que iba a ser una castaña porque la escritora es una periodista famosa, y estaba totalmente equivocada. Es de esos libros que no puedes soltar, que cada capítulo te deja con ganas de seguir leyendo. Yo me lo leí en dos días porque no podía dejarlo. Le doy un 9.



31. Háblame bajito, de Macarena Berlín.


A Pita no le contaron que la vida a los cuarenta iba a ser ligeramente distinta a lo que esperaba. Es una profesional de éxito, directora de un conocido programa de radio, hija de un padre que la adora, runner, amiga de sus amigas y tantas cosas que a veces ni ella misma sabe por dónde empezar. En definitiva: Pita es una mujer de hoy. Pero desde hace poco, también es una mujer que deberá aprender a vivir de manera distinta.
A partir de ahora, Pita viaja sola.
Con una ruptura sentimental a sus espaldas, entre mudanzas, programas de radio y una insólita propuesta, la de escribir una novela, la vida de Pita es la historia de cualquiera de nosotros, la que empezamos a construir cuando nos emancipamos de nuestros miedos y nos lanzamos a la vida que empieza donde se cierran antiguas puertas y se abren las de las nuevas oportunidades.


Ya había dicho Star en rojo que era un libro insulso que no aportaba nada, y que mejor elegir cualquier otro, pero a pesar de ello, lo leí. Y menuda patata. Reproducción de entrevistas que para mi son totalmente de relleno, reproducción de conversaciones por Whatsapp que me parece exactamente lo mismo, y un libro que leí hace apenas 15 días y ya no me acuerdo de qué iba el libro. Al contrario que con el anterior, este me parece un libro que aprovecha la fama de la escritora/periodista para vender un libro ligero de cara al verano, pero es que realmente no aporta nada. La protagonista me cayó mal desde el principio, y así no hay quien se meta en la historia. Le doy un 4. 



32. Esta canción me recuerda a mí, de Joe Pernice.


Un joven músico sin futuro se refugia en una casa familiar en la costa de Cape Cod: quiere superar su fugaz matrimonio y las decepciones de una vida adulta que él aún no entiende. Aquí fuma en el cobertizo, bebe cerveza con personajes delirantes y cuida de su sobrino de dos años pese a que apenas sabe cuidar de sí mismo. Lo paralizan sus miedos pero se mueve gracias a la bicicleta que usaba de pequeño, una bicicleta de color rosa y demasiado enana para un adulto. Entonces, en su peor momento, se cruzará con una misteriosa mujer con muchas más cicatrices que él.


La verdad es que no sé si este libro me ha gustado o no. Es un libro con continuos saltos en el tiempo y con personajes estrambóticos. Muy en esa linea que se lleva ahora de contar la realidad aunque no pase nada extraordinario, sino centrándose sobre todo en las miserias, como en Manual para mujeres de la limpieza. Le doy un 6. 



33 y 34. Bilogía de Sofía.

 

Sofía tiene tres amores: su gata Holly, los libros y El café de Alejandría. Sofía trabaja allí como camarera y es feliz. Sofía no tiene pareja y tampoco la busca, aunque desearía encontrar la magia. Sofía experimenta un chispazo cuando él cruza por primera vez la puerta.Él aparece por casualidad guiado por el aroma de las partículas de café......o tal vez por el destino.Él se llama Héctor y está a punto de descubrir dónde reside la magia.


Me ha vuelto a pasar: leo un libro de un autor que no me gusta, y cuando llega a mis manos otro libro de ese autor, me lo leo y me arrepiento. Eso es lo que me pasa con esta autora: leí el libro de Mi isla, que bueno, es pasable; leí la tetralogía de Valería, que es un manual de porno, y me encuentro estos dos y vuelvo a caer. Es una historia predecible con una protagonista gordita e insegura, de las que creen no merecer que les pase nada bueno en la vida, y aparece un hombre y todo se convierte en magia. El final, totalmente predecible. Son dos libros que podrían ser solo uno si quitas todas las escenas pornográficas de la segunda parte. Si te los quieres leer como lectura ligera, será bajo tu responsabilidad. Les doy un 5. 


Y hasta aquí mi resumen de este mes. 

¿Y tú? ¿Te has leído alguno de estos libros? ¿Me recomiendas alguno? Pues ahí tienes los comentarios. 

martes, 25 de julio de 2017

Peripecias de mamá: Ideas para el verano III. Nos vamos de museos por Madrid

Continuando con las ideas para mantener entretenidos este verano a los niños, hoy nos vamos de museos. Este es un plan que también puede servir para esas tardes de invierno con lluvia en las que tampoco sabemos dónde ir. Sólo puedo hablar de museos de Madrid porque son los que he vistado, pero puedes sugerirme otros en los comentarios.  

1. Museo Arqueológico Nacional 




HORARIOS: De martes a sábado, de 9.30 a 20.00.
                       Domingos y festivos, de 9.30 a 15.00.

PRECIO: Entrada general: 3€. Gratuita para menores de 18 años.
                Entrada gratuita sábados a partir de las 14.00 y domingos por la mañana.

DIRECCIÓN: C/ Serrano, 13. Metro Serrano o Retiro. Estación de Recoletos si vas en Cercanías.

QUÉ PODEMOS HACER: Además de recorrer sus salas, hacen talleres infantiles para niños a partir de 5 años. Los domingos por la mañana hay talleres familiares gratuitos

Además, en distintos puntos de la exposición permanente, hay estaciones táctiles con reproducciones de objetos de la exposición y otros materiales táctiles. Se supone que son para discapacitados visuales, pero a los niños les encanta tocarlos también. 



EXTRAS: Hay fuente, cambiadores y sala de lactancia. Te prestan una silla de paseo por si tu hijo se cansa. Y el museo es totalmente accesible a través de dos ascensores. También permiten llevar a los bebés en mochilas de porteo.
Hay guías multimedia que se pueden alquilar por 2 euros. Pero si no quieres gastártelos, disponen de una aplicación gratuita que puedes descargar desde la  App Store y Google Play.



2. Museo del Prado 




HORARIOS: De lunes a sábado de 10.00 a 20.00
                       Domingos y festivos de 10.00 a 19.00

PRECIO: Entrada general: 15€. Gratuita para menores de 18 años. 
                 Gratuito de lunes a sábado de 18.00 a 20.00 y domingos y festivos de 17.00 a 19.00

DIRECCIÓN: C/ Ruiz de Alarcón, 16. Metro Banco de España

QUÉ PODEMOS HACER: Además de recorrer las salas, llenas de cuadros que nos resultarán conocidos, han creado un itinerario infantil.  También tienen una audioguía infantil, recomendada a partir de 5 años, y gratuita al alquilar una de adulto (4€).

El museo dispone de varias aplicaciones gratuitas para completar la visita. Y se puede solicitar material didáctico para la visita con niños en la entrada de Jerónimos. 



EXTRAS: Sala de lactancia y cambiadores en baños de hombres y mujeres, y préstamo de sillitas para niños. El museo está adaptado con ascensores y rampas, excepto en la planta -1. Taquillas 1 y 2 preferentes para embarazadas y visitantes con niños pequeños. 

Ojo porque no dejan introducir alimentos ni agua, no sé si harán una excepción si vas con un bebé (me han confirmado por Twitter que no hay problema). Y hasta donde yo sé, no permiten llevar a los niños en mochilas portabebés, te prestan un carrito. 



3. Museo de Ciencias Naturales




HORARIOS: De martes a viernes de 10.00 a 17.00
                       Sábados, domingos y festivos, de 10.00 a 20.00
                       Sábados y domingos de agosto, de 10.00 a 15.00

PRECIO: Entrada general: 6€. Niños de 4 a 16 años: 3 €

DIRECCIÓN: C/ José Gutierrez Abascal, 2. Metro Gregorio Marañón o Nuevos Ministerios.

QUÉ PODEMOS HACER: Además de ver todos los animales expuestos en sus salas, organizan talleres para niños de 3 a 8 años (8,50 € incluyendo la entrada al museo y a la exposición temporal). También hay visitas guiadas familiares. 

EXTRAS: Como curiosidad, los niños a partir de 5 años pueden celebrar allí su cumpleaños, que incluye la merienda y una actividad educativa o manualidad. 



4. Caixaforum




HORARIOS: De lunes a domingo, de 10.00 a 20.00.

PRECIO: Entrada general: 4€. Gratuita para clientes de La Caixa y menores de 16 años. 

DIRECCIÓN: Paseo del Prado, 36. Metro y Cercanías Atocha.

QUÉ PODEMOS HACER: Dentro de sus exposiciones, Caixaforum ofrece un espacio para hacer actividades gratuitas relacionadas con la muestra a la que se refieren. En el caso de la exposición actual, sobre la Antigua Grecia, hay una actividad de juego con sombras. Además, hay visitas familaires y otros talleres que puedes ver AQUI.

EXTRAS: Es un museo totalmente accesible. También dispone de sala de lactancia. Imprescindible hacerse una foto en su escalera blanca.



¿Y tú? ¿Has visitado algún otro museo con tus peques? Cuéntamelo en los comentarios

martes, 18 de julio de 2017

Sello de calidad Madresfera: Probamos Insect Dhu de Mamá Natura

Vivo en un barrio que antes era todo campo (qué bucólica frase). Lo malo es que sus antiguos habitantes aún no se han enterado, y es fácil ver liebres correteando por los jardines, o que las perdices te despierten con sus cantos al amanecer.

Esto tiene su parte mala: los mosquitos y otros insectos también se han quedado en el barrio, y en estas fechas nos comen vivos. Aunque tenemos un enchufe antimosquitos, no nos libramos de alguna que otra picadura.


Por eso, cuando Madresfera propuso probar Insect Dhu para su sello de calidad, no me lo pensé ni un momento. Sé que los mosquitos me van a picar tarde o temprano, así que lo mejor es tener un remedio a mano. Y no sólo por mi, que lo aguanto más o menos bien, sino por los dos pequeñines que tengo en casa.



Insect Dhu sirve para toda la familia. Está fabricado a base de plantas, y al no tener amoniaco ni corticoides puede aplicarse a niños desde el nacimiento. Además, tiene un olorcillo a limón (que ahora he leído que es citronela), que hace muy agradable la aplicación.



Tiene dos formatos: gel (para zonas más extensas) o roll on (para una aplicación rápida), y dos variedades: una para picaduras de insectos y otra para irritación provocada por insectos, medusas y plantas urticantes. 



Después de probarlo durante varios días, esta es mi valoración:

*Eficacia: 5. Refresca y alivia de manera inmediata.

*Olor: 4. Como he comentado antes, tiene un olor agradable que recuerda al limón, pero es demasiado intenso para mi gusto, y dura bastante en la piel.

*Formatos disponibles: 5. Está en formato gel y en formato roll-on. El gel es muy agradable, se absorbe enseguida y no deja la piel pegajosa. El roll - on es más fresquito, también se absorbe enseguida y es perfecto para llevarlo siempre encima. 

*Composición: 5. Son principalmente plantas, y así lo puede usar toda la familia, incluso los bebés y las embarazadas.


Además, Mama Natura España ha organizado un concurso fotográfico en el que puedes ganar 7 lotes de productos Mamá Natura y 3 meses de toallitas Calenduflor.



Tienes toda la información AQUI