martes, 9 de mayo de 2017

Los libros de marzo y abril

Empezamos esta nueva etapa en el blog con una de mis entradas habituales. Como he bajado mi ritmo lector, tengo que agrupar los libros que he leído en marzo y abril en una sola entrada. Y aquí están:

13. El oficio del mal, de Robert Galbraith.


En un paquete misterioso que ha llegado a la oficina, Robin Ellacott encuentra, horrorizada, una pierna de mujer. Su jefe, el detective privado Cormoran Strike, se muestra tanto o más sobresaltado ante el hallazgo, aunque mucho menos sorprendido. Hay cuatro personas de su pasado que podrían estar involucradas en el envío, y Strike sabe que todas ellas son capaces de actuar de una forma tan cruel y abominable.Mientras la policía se concentra en la única pista que Strike ya ha descartado, éste y Robin deciden investigar por su cuenta y se sumergen en el mundo siniestro de los otros tres sospechosos. Pero cuando varios hechos igual de aterradores empiezan a sucederse, Strike y Robin se dan cuenta de que el tiempo se les agota por momentos... 

Es un libro que, aunque tiene una historia interesante, se me hizo largo y pesado. Demasiadas vueltas al mismo tema, parece que a la autora la pagaban por página escrita. Es una novela prescindible, por eso le doy un 5.


14. Tarta de almendras con amor, de Ángela Vallvey.



Fiona es una joven, huérfana de madre, que tiene «problemas» con la comida, no solo porque ella es la encargada de llevarla a casa y abastecer a su padre enfermo, sino porque la sección de precocinados ha sido su único salvavidas ante su prematura responsabilidad. Fiona tiene imaginación, pero también es realista, por eso la devora el temor a que los Servicios Sociales descubran la incapacidad de su padre y los separen. La comida basura es su manera de olvidar. No sabe cocinar porque tampoco sabe comer.
Pero Fiona sí sabe amar. O por lo menos lo intenta: ahí está Alberto, el chico del que lleva toda la vida enamorada, que acaba de volver a la ciudad. La pena es que ha empezado a salir con Lylla, la íntima «mejor enemiga» de Fiona.
Toda su vida parece truncada hasta que su tutora del colegio, la señorita Aurora, se empeña en invitarla a comer y le presenta a su tía Mirna, una cocinera a la antigua usanza, bastante chiflada, que le enseña que el principal ingrediente para cocinar postres exquisitos no es el azúcar, sino el amor. Y de eso..., de eso Fiona tiene grandes reservas.
Junto con Fuet, una perrita abandonada, y sus amigos Max y Carmen, Fiona descubrirá nuevas emociones mientras emprende una aventura entre cacerolas que cambiará su vida.

Es un libro flojo para ser de una autora conocida. Me ha parecido demasiado blando y predecible, demasiado ñoño y básico. De todas maneras, se deja leer, así que si quieres una novela para no complicarte mucho la vida, te lo recomiendo. Le doy un 6.


15. Heridas abiertas, de Gillian Flynn.


Recién salida de una breve estancia en un hospital psiquiátrico, Camille Preaker se dirige a su ciudad natal a cubrir una serie de asesinatos para el periódico donde trabaja. Por primera vez en once años, la reportera de sucesos regresa a la inmensa mansión en la que creció, donde se tendrá que enfrentar a los recuerdos de su hermana, que murió siendo una adolescente. Pero lo que más perturba a Camille es la presencia de su madre, una mujer fría y manipuladora que despierta la admiración de sus vecinos y que vive obsesionada con su salud y la de los suyos. Con la policía local abrumada por los hechos, Camille llevará a cabo su propia investigación, a pesar de las rígidas normas sociales de un pequeño pueblo de la América profunda, que se vuelve cada día más hostil con aquellos que abandonaron su seno.

Es una historia muy buena, que mantiene el suspense hasta el final. Es una autora que no suele decepcionar, y a este libro le doy un 8.


16. El hombre de arena, de Lars Kepler.


Jurek Walter es uno de los asesinos en serie más peligrosos y mortales de la historia. Aunque lleva trece años encerrado en el módulo de máxima seguridad de un psiquiátrico, la policía nunca ha podido resolver sus crímenes ni dar con sus víctimas. Pero cuando el joven Mikael Kohler-Frost aparece una madrugada vagando por una vía de tren más muerto que vivo, el comisario Joona Linna y su equipo retoman el caso. Convencidos de que Jurek ha contado siempre con colaboración externa, deciden infiltrar en el psiquiátrico a Saga Bauer, la mejor agente del cuerpo, con la misión de ganarse su confianza y descubrir al cómplice. 

Otro autor que tampoco decepciona. Es un poco truculento pero muy interesante, con una historia que mantiene el ritmo y el suspense, y un final muy bueno. Le doy otro 8.


17. La escritora, de Carmen Conde.


Lucrecia Vázquez trabaja como «negra» literaria para una gran editorial y convive como puede con el síndrome de Tourette, que le provoca multitud de tics. De inteligencia brillante y personalidad muy compleja, ha construido un mundo a su medida dentro de las cuatro paredes de su apartamento de Barcelona, del que apenas sale.

Cuando la escritora de best sellers Dana Green aparece muerta en un pueblecito del Montseny, la policía descubrirá pronto que Lucrecia iba a reunirse con ella para escribir el nuevo libro de la famosa novelista, que en el momento de su muerte estaba sumida en una profunda crisis creativa.

Dana Green ha sido asesinada de una manera espantosamente cruel. ¿Es posible que sea obra de algún perturbado? ¿O hay que buscar al culpable mucho más cerca? Convertida en sospechosa, Lucrecia tendrá que demostrar que el asesino no tiene nada que ver con ella. ¿O tal vez sí?

Un libro que no está mal, pero un poco previsible. Al haber pocos personajes, vas descartando por eliminación y sabes lo que va a pasar. Correcto, sin más. Le doy un 6.


18. El alma del mundo, de Alejandro Palomas.


Otto Stephenson y Clea Ross ingresan en un asilo para ancianos ricos y solicitan que una cuidadora en particular, Ilona, se ocupe de ambos.
Clea, de noventa años, en su juventud una brillante violonchelista, sacrificó su carrera para permanecer a la sombra de su marido, un célebre director de orquesta. Dotada de un estimulante sentido del humor, es dueña de una ironía demoledora, libérrima y encantadora cuando quiere, pero dura con todo aquello que le resulta despreciable. Otto, de edad semejante, es un anciano seductor que conserva el encanto y el glamur de su juventud.
La joven Ilona esconde un pasado terrible en su Hungría natal, sometida al terror soviético. Es una mujer zarandeada por el destino. En Barcelona, conoce a Miguel. Además de vivir un gran amor con él, este le enseña oficio de luthier. La felicidad se rompe cuando Ilona viaja a Budapest y permanece allí un largo periodo de tiempo para cuidar a su madre.
Otto le pide a Ilona que dediquen su tiempo a fabricar un violonchelo y esta ocupación se convierte para el anciano en lo más importante de su vida. Ilona tiene otros intereses: reconstruir su relación con Miguel.
Durante tres meses, las vidas de Clea, Otto e Ilona se entrelazan, se llenan de confidencias, de secretos, de verdades a medias, de medias mentiras, de descubrimientos, y acaban formando un mosaico en el que nada es lo que parece. El violonchelo será en última instancia el desencadenante que los protagonistas esperan para encauzar la segunda oportunidad de sus vidas y retomar los cabos sueltos que les impedían a cada uno, por distintos motivos, ser felices.

He leído dos libros de este autor y ambos son similares: intimistas y llenos de sentimientos. Son libros muy recomendables, porque aunque son intensos no se hacen pesados. Le doy un 7.


19. Mi vida: instrucciones de uso, de Marian Keyes.


¿Estáis dispuestos a descubrir los secretos de una de las autoras más famosas y queridas del mundo? ¿Sí? Estupendo, porque este libro los contiene casi todos: desde su adicción a los cosméticos hasta los imprevistos de sus muchos viajes, pasando por conflictos con el peluquero y su relación con Twitter.
Las reflexiones de Marian Keyes, de la primera a la última, despiertan de forma inmediata una deliciosa sensación de complicidad. Sabíamos que el mundo actual podía ser, por momentos, divertido y absurdo, lo que no sabíamos era la opinión de Marian Keyes. He aquí la respuesta, una auténtica lección de humanidad.

Este no es una novela de las habituales de Marian Keyes, sino que es una recopilación de artículos sobre sus vivencias personales. Es muy entretenido y sirve muy bien para leer a ratos. Le doy un 7.


20. La sed, de Jo Nesbø.


Una abogada, especializada en apoyar a víctimas de abusos sexuales y violaciones, vuelve a casa tras una decepcionante cita concertada a través de Tinder. Un psicópata la espera en su dormitorio. Desgarra el cuello de la mujer con una dentadura de hierro. Inmediatamente se filtra a la prensa sensacionalista que en el lugar del crimen falta sangre de la víctima y que hay indicios de que el asesino se la ha bebido.
Unos días después aparece otro cadáver y las circunstancias de su muerte no pueden ser solo una coincidencia...

El director de la policía ve amenazadas sus aspiraciones políticas a causa de estos crímenes sin resolver y chantajea a Harry Hole para que acepte investigar el caso. Se inicia entonces una carrera contra reloj para evitar que la matanza continúe. Nada es lo que parece y Harry Hole recurre a un psiquiatra especialista en vampirismo para intentar entender la psique del asesino.

Undécima entrega de la serie de Harry Hole. A estas alturas no hay nada que decir: novela negra sueca bastante sangrienta y explícita. De los mejores si te gusta este tipo de libros. El final no me ha gustado mucho, pero tendremos que esperar a la siguiente entrega para confirmarlo. Le doy un 8,5.



¿Y tú? ¿Has leído alguno de estos libros? ¿Me recomiendas alguno? Pues te espero en los comentarios.