martes, 22 de octubre de 2013

Departamento Q, de Jusi Adler-Olsen




Otra vez traigo una saga, esta vez algo más corta de momento. Se trata de Departamento Q, del autor danés Jusi Adler Olsen. Está compuesta por cuatro libros:

  • La mujer que arañaba las paredes
  • Los chicos que cayeron en la trampa
  • El mensaje que llegó en una botella
  • Expediente 64


El argumento del primer libro, La mujer que arañaba las paredes, es el siguiente: 

En Copenhague, el policía Carl Mørck está atravesando una de las épocas más negras de su vida. Tras ser sorprendido por el ataque de un asesino, un compañero suyo resulta muerto y otro gravemente herido. Su sentimiento de culpabilidad aumenta cuando su jefe y la prensa dudan de su actuación. Relegado a un nuevo departamento dedicado a casos no resueltos, Carl Mørck ve una oportunidad de demostrar su valía al descubrir las numerosas irregularidades cometidas en el caso de Merete Lynggaard. Cuando en 2002 esta mujer, una joven promesa de la política danesa, desapareció mientras realizaba un viaje en ferry, la policía decidió cerrar el caso por falta de pruebas. Sin embargo, Merete Lynggaard sigue viva aunque sometida a un terrible cautiverio. Encerrada y expuesta a los caprichos de sus secuestradores, sabe que morirá el 15 de mayo de 2007. Carl Mørck ha de utilizar todo su ingenio e intuición.

Es, de nuevo, novela negra, de esa que tanto me gusta. Las cuatro novelas tienen un argumento común, que es la resolución del crimen que envía a Carl Mørck al Departamento Q, y a su vez, un crimen a resolver por este departamento en cada uno de los libros. 

Además de Carl, el departamento lo forman su ayudante Assad, un hombre de raza árabe con un pasado desconocido, y Rose, la secretaría, que aparece a partir del segundo libro, y que tiene una personalidad bastante peculiar.

En la línea de autores como Camilla Läckberg o Mari Jungstedt, si has leído algo de ellas y te ha gustado, te gustará también esta saga. Yo le doy un 8.


Sobre el autor:

Jussi Alder-Olsen (Copenhague, 1950) fue editor de comics y redactor de revistas antes de empezar a escribir en 1995. Ha vendido un millón de ejemplares de los cuatro títulos de la serie del Departamento Q en Dinamarca, y ha recibido el premio Glass Key en 2010 y el prestigioso De Gyldne Laurbær, entre otros.